Mestizaje, Evangelización y Formas de Trabajo en el siglo XVI

Estimados y estimadas estudiantes:

adjunto en esta oportunidad un texto que explica el mestizaje, la evangelización y las formas de trabajo durante el período de la Colonia en América. estaré atendiendo consultas y dudas por si existen.

para descargarlo hacer clic AQUI

Pauta Evaluación Exposiciones

Estimados y estimadas estudiantes:

Adjunto la pauta de evaluación para las exposiciones que deben presentar durante el primer semestre. Les recomiendo basarse en ella para tener una buena exposición y así tener una buena nota.

Para descargar la pauta haga clic AQUI

Saludos,

Danilo Mora

Profesor de Historia y Geografía

¿Qué es el Imperialismo?

Entre 1880 y 1914 se desarrolló un nuevo tipo de dominación colonial: el Imperialismo. Enmuchas ocasiones se tiende a confundir o poner en igualdad de condiciones a la colonizacióneuropea de los siglos XVI y XVII con el Imperialismo, pero no se puede emplear el términocomo sinónimo, ya que ambos procesos corresponden a realidades espacio-temporalesdiferentes.El Imperialismo se caracterizaba por la supremacía económica y militar de los países capitalistas,los que para lograrla conquistaron, anexaron y administraron formalmente otrosterritorios. Entre 1880 y 1914, la mayor parte del mundo ajeno a Europa y al continenteamericano fue dividido formalmente en territorios que quedaron bajo el gobierno formal obajo el dominio político informal de uno u otro de una serie de estados, fundamentalmente elReino Unido, Francia, Alemania, Italia, los Países Bajos, Bélgica, los Estados Unidos y Japón.Por razones prácticas, tres grandes zonas del mundo fueron las más afectadas por esta división:África y gran parte de Asia y Oceanía. En este último continente no quedó ningún Estadoindependiente. Las islas del Pacífico se dividieron entre británicos, franceses, alemanes,neerlandeses, norteamericanos y japoneses. En 1914, África, en su totalidad, estaba repartidaentre los imperios británico, francés, alemán, belga, portugués y, de forma más marginal,español. Eran la excepción: Etiopía, la república de Liberia y una parte de Marruecos.En Asia existía una amplia zona nominalmente independiente, aunque los imperios europeosampliaron y redondearon sus extensas posesiones. El continente americano fue la única granregión del planeta en la que no hubo rivalidad entre las grandes potencias. Con la excepciónde Reino Unido, ningún otro Estado poseía territorios en América. Ni para el Reino Unidoni para ningún otro país existían razones de peso para rivalizar con los Estados Unidos,desafiando la doctrina Monroe.

Fuente: Hobsbawm, Eric; La era del Imperio 1875-1914; Buenos Aires: Editorial Crítica, 1998.

1870 Y 1914. EL NUEVO IMPERIALISMO EUROPEO

Hacia 1870, procesos que se habían iniciado casi un siglo antes ya se habían asentado: La Revolución Industrial era un hecho en buena parte de Europa, y comenzaba su segunda fase con la utilización de nuevas fuentes de energía – electricidad, petróleo -, lo que agilizaba las comunicaciones, los transportes y las comunicaciones y daba origen a nuevos sectores de la industria, a la vez que obligaba a ésta a mirar hacia nuevos horizontes; la burguesía conseguía un importancia en la sociedad que no tenía contrapeso, la riqueza de las naciones estaba en sus manos y el poder político por el cual había luchado ya era de ella en la mayor parte del viejo continente. A su vez, los movimientos nacionalistas, origen de grandes conflictos durante el siglo, habían conseguido sendos triunfos en Grecia, Alemania e Italia, entre otros países. Pero los cambios no se habían detenido. Desde 1870 en adelante el viejo continente decide ampliar y fortalecer sus lazos sobre el mundo, especialmente sobre Asia y África, continentes donde estaban los preciados mercados de consumo y de producción de materias primas que necesitaba con urgencia una industria europea sobreproductora y fuertemente competitiva. A la vez, ahí se encontraban los pueblos “bárbaros” sobre los cuales depositar la civilización cristiano – occidental, tal cual como había ocurrido cuatro siglos antes con América, y estaba el espacio propicio donde depositar población y anhelos de grandeza y prestigio que la Europa no podía absorber. De ésta forma, la mayor parte del mundo contemplará la última gran invención de la Europa capitalista: el Imperialismo.

a. Hacia un concepto de Imperialismo:

Quizá un tendencia básica cuando se habla de Imperialismo es remontarse a la Roma clásica o al Imperio Carolingio del siglo IX. En ambos casos, la identificación tiene que ver sustancialmente con una cuestión territorial, con la gran extensión física que alcanza cierta organización política y la violencia de por medio que implica esa expansión a costa de otros pueblos. Sin embargo, cuando hablamos de Imperialismo en el siglo XIX nos referimos fundamentalmente a un fenómeno de carácter económico, que claramente tiene también incidencias en la política, la cultura y la cuestión territorial de aquel que domina o es dominado, pero predomina aquella original matriz económica. Sin ir más lejos, una definición enciclopédica de Imperialismo es “Sistema de penetración económica y dominio de los mercados, fuentes de materias primas y campos de inversión por parte de un Estado sobre otros, sin que ello implique necesariamente la anulación de la soberanía política de estos últimos” (Gran Enciclopedia Salvat).

Ahora bien, los contemporáneos al desarrollo del Imperialismo, tanto aquellos que lo veían desde una matriz liberal o aquellos que lo visualizaban desde la teoría marxista coincidían en ésta dimensión económica. Así por ejemplo, para los primeros el Imperialismo decía relación con una nueva fase del desarrollo de la naciones europeas, en la que un Estado se fortalecía y necesitaba de un mayor territorio para asegurar su estabilidad política y su desarrollo económico. Por su parte, para los teóricos de matriz marxista como Rosa Luxemburgo o Lenin, el Imperialismo era una nueva fase del desarrollo del capitalismo dirigida por las elites políticas y económicas europeas, cuyo objetivo era apropiarse de materias primas a bajo costo y abrir nuevos mercados a sus productos y de esa forma mantener la capacidad de competencia y acumulación.

EL IMPERIALISMO, FASE SUPERIOR DEL CAPITALISMO (LENIN). (FRAGMENTO)

“Si fuera necesario dar una definición lo más breve posible del Imperialismo, debería decirse que el Imperialismo es la fase monopolista del capitalismo. Esa definición comprendería lo principal, pues, por una parte, el capital financiero es el capital bancario de algunos grandes bancos monopolistas fundido con el capital de los grupos monopolistas industriales y, por otra, el reparto del mundo es el tránsito de la política colonial, que se extiende sin obstáculos a las regiones todavía no apropiadas por ninguna potencia capitalista, a la política colonial de dominación monopolista de los territorios del globo enteramente repartido”

 

Si bien, como veíamos, ambas explicaciones abordan esencialmente el fenómeno del Imperialismo desde una visión económica, a propósito del desarrollo del capitalismo, las dimensiones políticas y culturales, tanto en lo que se refiere a las causas y consecuencias que éste conlleva no deben ser obviadas, por lo cual el Imperialismo es un fenómeno fundamentalmente económico surgido producto del desarrollo del capitalismo, que alcanzará dimensiones políticas y culturales, y que se basará en la dominación de una o varias potencias sobre otros pueblos.

b. El fenómeno original. El colonialismo

El colonialismo europeo lo podemos situar desde fines del siglo XV, cuando España y Portugal se lanzan en busca de nuevas rutas para acceder a las especias que se producían en oriente, teniendo como resultado el descubrimiento de nuevos territorios que prontamente serán incorporados a sus respectivos estados, ejerciéndose sobre ellos un fuerte monopolio económico que permitirá la posibilidad de acumular grandes riquezas.

El fenómeno colonial no se limitará a España y Portugal, ni tampoco se detendrá en el siglo XV y XVI, sino que en los siglos posteriores se irán incorporando nuevos países, como Francia e Inglaterra, que verán en la expansión territorial una posibilidad de enriquecimiento, lo que los lleva por ejemplo a avanzar hacia Norteamérica y Oceanía, territorios donde no estaban presentes o lo estaban débilmente las originales potencias coloniales.

Si bien, como veíamos, el desarrollo del colonialismo se inicia en el siglo XV y continua en los siglos posteriores, será en el siglo XIX cuando alcance su máxima expresión. En éste siglo, el desarrollo de la Revolución Industrial y la consiguiente maduración del capitalismo planteó el tema del aumento de la producción industrial y de la obtención de materias primas, lo que determinó el paso a nuevas formas de explotación de las viejas colonias, así como la búsqueda de otras nuevas, especialmente en Asia y África. A su vez, países formalmente independientes (naciones latinoamericanas) se verán involucrados en esta nueva relación económica, convirtiéndose también en mercados de ventas y fuentes de materias primas. De esta forma, el colonialismo dará paso a una nueva forma de explotación, el Imperialismo.

c.         Causas del Imperialismo

El factor económico. El apogeo del gran capital monopolista:

Desde mediados del siglo XIX el proceso de revolución industrial se intensificó y cambió cualitativamente. Hubo un rápido ascenso de los países industrializados, en especial de Gran Bretaña, Estados Unidos y Alemania, seguidos a distancia por Japón y Francia, mientras que Italia, Rusia y los países del este Europeo se mantuvieron con estructuras económicas atrasadas con algunos focos industriales. Los progresos científicos y técnicos proporcionaron nuevas fuentes de energía que permitieron superar la era del vapor (electricidad, petróleo), originando nuevas industrias (electrotécnicas, metalmecánica y químicas). A su vez, los transportes y las comunicaciones (teléfono, telégrafo, automóvil) aceleraron el desarrollo del comercio y la interdependencia económica mundial.

Las nuevas industrias requerían crecientes inversiones que impulsaron la fusión de capitales en sociedades anónimas por acciones. Este proceso fue concentrando el capital, el manejo económico y la riqueza en grandes monopolios que competían sin restricciones por las materias primas y los mercados. Los organismos bancarios se vincularon a los grandes monopolios industriales consolidando el llamado capitalismo financiero, dedicado a la exportación de capitales y a obtener una alta influencia política.

En éste contexto de auge y reorganización del capital se producen dos hechos económicos importantes: una crisis de sobreproducción que lleva a la saturación de los mercados europeos, y la competencia de las potencias industriales por contar con materias primas baratas para mantener la capacidad de disputa de los mercados. Ambos elementos, sumado a la necesidad de invertir los grandes capitales que se habían formado, llevará a los países europeos a mirar hacia nuevos territorios, especialmente a los continentes de Asia y África, lugares donde se encontraban las condiciones que necesitaba en ese momento la industria europea: una abundante población potencialmente consumidora capaz de absorber la creciente producción; la gran disponibilidad de materias primas, accesible a bajo costo entre otras cosas por la gran cantidad de mano de obra disponible; y la posibilidad de reinvertir la gran cantidad de capital acumulado.

Factores Demográficos: Desde el siglo XVIII la población europea había comenzado a crecer en forma ininterrumpida, alcanzando hacia 1870 unos 300 millones de habitantes. Mucha de esa población se encontraba en situación de cesantía o en pésimas condiciones de trabajo, por lo cual se vio fuera de las fronteras europeas la posibilidad de alcanzar un mejor estándar de vida, continuándose y ampliándose un proceso migratorio que ya se observaba a mediados del siglo.

Factores Políticos – Ideológicos: Para las potencias europeas, especialmente Inglaterra, las colonias poseían un doble valor estratégico, ya que ellas permitían el control y protección de sus rutas comerciales, y eran puntos claves en caso de algún conflicto armado. A su vez, el poseer colonias otorgaba prestigio y engrandecimiento de las naciones, especialmente cuando éstas habían sufrido derrotas que no habían podido resolver, como el caso de Francia ante Prusia en 1870.

Dentro de los factores ideológicos, los más relevantes serán tres: el nacionalismo, el socialdarwinismo y la conciencia de misión. Para el nacionalismo exacerbado, las grandes naciones estaban predestinadas a ejercer la supremacía sobre aquellas menores, por lo que la cuestión de la ocupación de otros territorios tenía que ver con el normal desarrollo de la nación; El socialdarwinismo era la aplicación de la teoría de la lucha por la existencia y la supremacía de las especies desde el campo de la biología al mundo social, con lo cual se afirmaba que la supremacía y supervivencia de las naciones grandes a costa de las pequeñas era un hecho natural; finalmente, la conciencia de misión planteaba que el hombre blanco y sus naciones tenían, más que el derecho, el deber de llevar la civilización verdadera al resto de los pueblos. Esta última posición influyó fuertemente en católicos y protestantes, quienes desarrollaron todo un ideal misionero y organizador entre los pueblos africanos y asiáticos.

Factores Culturales: El interés científico de la época llevará a desarrollar importantes exploraciones geográficas, especialmente hacia África, donde destacarán los exploradores Livinstone, Stanley y Rhodes (en “honor” de éste último uno de los países africanos fue bautizado como Rhodesia). Estas exploraciones, que permiten descubrir por ejemplo el nacimiento del Nilo, también permiten descubrir recursos naturales explotables, por lo que en muchos casos la exploración científica da paso luego a la ocupación.

La confluencia de estos factores llevará a las grandes naciones europeas a la finalización de una colonización que había comenzado ya en el siglo XV con América, pero que hacia fines del siglo XIX incorporaba a todo el mundo. Lugares como África habían sido completamente repartidos entre las naciones Europeas, convirtiéndose en la periferia del capitalismo. Incluso países políticamente independientes como los latinoamericanos lo eran sólo relativamente, pues giraban en torno a Inglaterra y los Estados Unidos, país éste último que desarrolló una agresiva política imperialista en Centroamérica y las Antillas. A su vez, lugares de antiguas civilizaciones como el Imperio Otomano de los Turcos y el Imperio Chino se transformaron en territorios  semicoloniales.

De las potencias europeas, Inglaterra y Francia lograron constituir los imperios coloniales más importantes. La primera poseía territorios en buena parte de África, continente donde pretendió extenderse con una línea continua de norte a sur, llegando a ocupar Egipto, Sudán, Kenia, Uganda, Rhodesia y África del Sur, pero fracasando finalmente en su propósito original. Además de los territorios africanos, Inglaterra poseía territorios en Asia – la India, Afganistán y Birmania -, en Oceanía – Australia -, y varios archipiélagos del Pacífico. Por su parte, Francia tenía colonias en África – África Occidental, Gabón, Somalia -, en Asia – Vietnam, Laos, Camboya -, y en Oceanía – Nueva Caledonia -.

El resto de Europa ocupó posiciones marginales en esta verdadera repartición de Asia y África, lo que produciría serias fricciones entre los diversos países, lo que llevó por ejemplo al canciller alemán Otto Von Bismarck a convocar a la Conferencia de Berlín (1884) para resolver en buena forma las disputas territoriales. Si bien esto no se logró del todo, se avanzó en una cierta “reglamentación” de la ocupación, estableciéndose el derecho a ocupar el interior de un territorio si es que se tenía presencia en la costa, la libre navegación de los ríos, y la ocupación efectiva del territorio como forma válida de posesión.

El imperialismo europeo implicó para las culturas autóctonas la imposición de una civilización absolutamente distinta, transformando completamente su entorno. No hay que olvidar en este sentido que una de las justificaciones de la expansión colonial era la conciencia de misión, la idea de que el hombre blanco debía llevar la civilización a los pueblos atrasados, por lo cual difícilmente se buscó rescatar algo de las culturas originales.

De las transformaciones que se llevaron a cabo, la superposición cultural fue una de las más relevantes. Las originales lenguas y dialectos se vieron reducidas rápidamente, imponiéndose el francés o el inglés con relativa facilidad, cuestión que interesaba a los colonizadores porque a partir del lenguaje se asentaba el resto de la dominación cultural. Las creencias religiosas originales también fueron modificadas o destruidas con la llegada del cristianismo, el que implicó además la eliminación de ciertas costumbres que iban en contra de la nueva religión, como la antropofagia, la esclavitud, la poligamia o los sacrificios humanos.

Otra transformación importante es todo lo que se refiere a los modelos de organización política, introduciéndose nuevas concepciones del poder, de la administración de los territorios, de las divisiones fronterizas, de leyes, etc, avanzándose en un importante proceso de modernización en los territorios ocupados.

Finalmente, las modificaciones económicas son de absoluta relevancia y profundidad. La posibilidad de acceder a las materias primas así como de introducir los productos manufacturados europeos dependían de importantes obras de infraestructura que se fueron llevando a cabo y que modificaron profundamente el paisaje africano y asiático, apareciendo por ejemplo el ferrocarril, las carreteras, los puertos, etc. A su vez, ésta nueva infraestructura y los intereses de los colonizadores modificaron la estructura económica de las colonias, que pasaron de los clásicos cultivos de subsistencia a los nuevos sistemas de plantaciones, donde se crean nuevas relaciones laborales y sistemas de trabajo, que obviamente van a impactar fuertemente a las poblaciones autóctonas.

Así como la colonización implicó una desaparición casi completa de los elementos culturales originarios, también significó la introducción de ciertas mejoras en los territorios colonizados. Así por ejemplo, se establecieron administraciones modernas y modelos de organización política que permitieron una mayor cohesión de los territorios, a la vez que eliminaron o disminuyeron costumbres que rayaban en lo inhumano. Finalmente, se introdujo la medicina científica, que permitió enfrentar en mejor forma enfermedades y epidemias que afectaban a la población.

DOS VISIONES SOBRE LA COLONIZACION

“El sol del desastre se ha levantado en occidente, abrazando los hombres y las tierras pobladas (…) La calamidad cristiana se ha abatido sobre nosotros como una nube de polvo. Al principio, llegaron pacíficamente, con palabras tiernas y suaves. Venimos a comerciar, decían, a reformar las creencias de los hombres, ha echar de aquí la opresión y el robo, a vencer y barrer la corrupción. No todos adivinamos sus intenciones, y ahora, he aquí que somos sus inferiores. Ellos nos sedujeron con pequeños regalos, ellos nos dieron a comer cosas buenas (…) pero ahora han cambiado de tono” (El Haij´ Ommar).

“Un país como Francia, cuando pone pie en una tierra extranjera y bárbara, ¿debe proponerse exclusivamente como fin de la extensión de su comercio y contentarse con este móvil único que es el apetito de ganancia? Esta nación generosa cuya opinión rige la Europa civilizada y cuyas ideas han conquistado el mundo entero, ha recibido de la providencia una misión más alta: la de emancipación, la de llamada a la luz y a la libertad de las razas y de los pueblos todavía esclavos de la ignorancia y del despotismo” (F. Garnier)

Ambos textos citados de “Historia Universal Educación Media”, Patricia Jiménez y otros, p. 295.

Fuente: Documento Preuniversitario COPODE

Cómo construir un Mapa Conceptual

1. – En la medida que se lea debe identificarse las ideas o conceptos principales e ideassecundarias y se elabora con ellos una lista.

2. – Esa lista representa como los conceptos aparecen en la lectura, pero no como estánconectadas las ideas, ni el orden de inclusión y derivado que llevan en el mapa. Hay querecordar que un autor puede tomar una idea y expresarla de diversas maneras en su discurso,para aclarar o enfatizar algunos aspectos y en el mapa no se repetirán conceptos ninecesariamente debe seguirse el orden de aparición que tienen en la lectura.

3. – Seleccionar los conceptos que se derivan unos de otros.

4. – Seleccionar los conceptos que no se derivan uno del otro pero que tienen una relacióncruzada

5. – Si se consiguen dos o más conceptos que tengan el mismo peso o importancia, estosconceptos deben ir en la misma línea o altura, es decir al mismo nivel y luego se relacionancon las ideas principales.

6. – Utilizar líneas que conecten los conceptos, y escribir sobre cada línea una palabra oenunciado ( palabra enlace) que aclare porque los conceptos están conectados entre sí.

7. – Ubicar las imágenes que complementen o le dan mayor significados a los conceptos oproposiciones

8. – Diseñar ejemplos que permitan concretar las proposiciones y /o conceptos

9. – El siguiente paso será construir el mapa, ordenando los conceptos en correspondencia alconocimiento organizado y con una secuencia instruccional. Los conceptos deben irrepresentados desde el más general al más especifico en orden descendente y utilizando laslíneas cruzadas para los conceptos o proposiciones interrelacionadas.

Aquí adjunto un documento que clarifica dudas cómo construir un mapa conceptual.

Cualquier consulta por medio de los comentarios.

Saludos cordiales,

Para descargar documento completo haga clic en ESTE link metodologia mapas conceptuales

También pueden descargar el programa Cmap Tools, muy fácil de instalar y usar. sirve para confeccionar mapas conceptuales de una forma mucho más práctica http://cmaptools.softonic.com/descargar

______________

Danilo Mora

Profesor de Historia y Geografía

Bienvenid@s

Estimnados y estimadas estudiantes:

En este sitio se publicará material complementario para el desarrollo de la asignatura Historia, Geografía y Ciencias Sociales.

ATENTOS A LAS NOVEDADES!

Saludos,

Danilo Mora